viernes, 25 de abril de 2014

Bacalao con Tomate

El bacalao puede resultar un pescado, de los que yo llamo difíciles para los niños. ¿Por qué? Pues porque es un pescado contundente, fuerte de sabor y más si el que utilizamos es desalado. Si es de este último hay que tener la precaución de desalarlo muy bien para que no cierren su boquita con el primer bocado.  Para que se inicien en estos sabores es mejor prepararlos con alguna salsa que hará el proceso más llevadero. Por mi experiencia os digo que con esta receta los platos quedan limpios, también os digo que no hay que pasarse con la cantidad, somos conscientes de lo que come cada una de nuestras fierecillas. Que los papis enseguida nos venimos arriba y les ponemos esa pedazo de ración, que en cuanto la ven su dulce cara se transforma en mueca. Pero de esto hablaremos otro día.

La receta de hoy la he preparado con bacalao fresco, que en los últimos años se encuentra fácilmente durante todo el invierno en la pescadería y a un precio más que razonable.
El Bacalao fresco se considera pescado blanco, aunque es un pescado bastante rico en Omega3, sobre todo su hígado. Si queremos consumir el hígado se encuentra en el súper, normalmente donde las conservas de atún, enlatado y es como un paté que esta buenísimo.
Cuando el bacalao es en salazón algunos autores defienden que sus músculos concentran más grasa y puede llegar a considerarse azul, ya que esto depende ni más ni menos que de eso, de la cantidad de grasa que encontramos por 100g de carne comestible. Ya sabéis que la grasa del pescado es muy saludable ya que es rica en ácidos grasos omega 3 y estos son cardiosaludables,  porque este tipo de grasas disminuyen los niveles de colesterol malo y aumentan los del bueno. Poseen efectos beneficiosos sobre nuestras articulaciones ya que tienen efecto antiinflamatorio; y nos protegen frente a la demencia.  Por último os cuento que con todos estos beneficios, no estaría de más consumir pescado azul por lo menos dos veces a la semana.

INGREDIENTES
(4pax)
4 lomos de bacalao, se puede añadir otro sin cambiar el resto de cantidades.
1 lata de tomate triturado de 400g
1 lata pequeña de pimientos asados de 80g neto
1/2 cebolla
1 diente de ajo
Aceite de Oliva
Azúcar
Sal y pimenta

Echamos un poco de aceite en la sartén. Le pegamos un golpe al diente de ajo, lo pelamos y a hacerle compañía al aceite. Poner el aceite bajo de temperatura y echar el ajo cuando todavía esté frío para que no se nos queme. Cuando se empieza a dorar incorporamos la cebolla muy picada y mientras, picamos también el pimiento muy menudo (para que no lo encuentren en la salsa). Dejamos que se sofrían un poco y añadimos el tomate.



Ahora, si el bacalao es fresco, salpimentar el tomate y añadir una cucharadita de azúcar.  Si por el contrario es desalado, tendréis que haberlo dejado un mínimo de 36h. en agua, incluso 40 si es muy gordo. Acordados de ir cambiándole el agua por lo menos 4 veces en todo el proceso. A lo que iba, si es desalado no saléis de momento el tomate, sólo echáis el azúcar para quitarle la acidez y un poco de pimienta. Luego cuando terminéis el plato ya comprobáis si a la salsa le hace falta un pelín de sal.

Dejamos hacerse el tomate a fuego "alegre" como unos 8 minutos, que vaya absorbiendo el agua y se concentre. Id revolviendo para que no se pegue y si se pega un poco no pasa nada que está bueno igual. A continuación añadimos el bacalao y lo dejamos hacerse a fuego medio, hasta que veáis que está en su punto. No lo paséis, en cuanto abráis un poco y veáis como se separan las lascas, fuera. Esto para todos los pescados; que no hay cosa más rica que estén justo en su punto. Yo lo he tenido como 7 minutos. Tenéis que ir meneando un poco la sartén para que no se pegue la salsa;  podéis meter una espátula de las de madera por debajo de los lomos con cuidado. Hay que tener en cuenta que el tomate sigue reduciendo y se puede agarrar. Es importante retirar el diente de ajo para que nadie se lo encuentre entre el tomate.
Ahora sólo queda servir. Se lo pondremos fácil. Quitamos la piel y lo troceamos dependiendo ya de la edad que tengan los enanos o los no tan enanos. Yo al de 2 años se lo pico bastante y se lo mezclo bien con la salsa. No tengáis problema en ponerles bastante, lleva la cebolla, el pimiento y el tomate que es muy sano y muy necesario (dejo pendiente contaros todas sus virtudes).  Si os sobra salsa la podéis utilizar otro día o para otra cosa y se puede congelar.



Y de postre os cuento unas cositas. Yo me llevé la mitad de un bacalao. ¿Cabeza y espina? Sí, por favor. Mientras los acosté la puse a cocer con las espinas, como 10-15 minutos con un poco de aceite y sal. Guardé el caldo en un bote y al congelador. Otro día lo aprovecho para una sopa, arroz o patatas marineras.
Si no habéis utilizado todo el bacalao, lo congeláis como os recomendaba con la merluza.
De la media cabeza y la espina saqué 120g de bacalao. Con vuestras manitas vais limpiando bien todos los huecos y sacando toda la chicha. ¿Y qué hacemos con esto?. Si es para utilizar antes de dos días, nevera, sino congelador y en nada prometo post de buñuelos. O si estáis a plan podéis ponerlo en una ensalada.

martes, 22 de abril de 2014

Tarde de lluvia = COOKIES

Ayer tuvimos un día de esos en los que en algún momento piensas que los niños te van a comer. O que no saben hacer otra cosa más que pelearse. O  que no sabes si tirarte tú por la ventana o tirarlos a ellos (es broma, no vaya a ser que alguien se lo tome en serio). O de los de sacar el libro de las 500 manualidades, pero siempre les apetece hacer la que no tienes los materiales.
La lluvia nos acompañó desde las 8 de la mañana que abrieron los ojos hasta la hora de la cena. Ya sé que para algo se inventaron los paraguas, pero el día es muy largo y no apetecía estar todo el rato cantando bajo la lluvia. Así que después de pintar, jugar, pelearse, hacer pulseras y demás enredos varios, los convoque en la cocina para hacer Cookies. Ellos felices y yo también.

INGREDIENTES

160g de azúcar
160g de azúcar moreno
160g de mantequilla
2 huevos
500g de Harina
1cucharadita de bicarbonato y otra de levadura Royal
200g de chocolate negro
Una pizca de sal

Primero se mezclan los azúcares con los huevos.  Que quede bien mezclado, podéis hacerlo con una varilla o con tenedor pero darle caña. Se añade la harina con la levadura y el bicarbonato. Y la pizca de sal, ojo que no es salar la masa, es un poquito.
Derretimos la mantequilla en el micro y se la echamos. Mezclamos y añadimos el chocolate partido en trocitos. Volvemos a mezclar, y amasamos para que se mezcle todo bien.


Yo he utilizado chocolate negro del de postres y lo he partido con el cuchillo. No lo piquéis con máquina porque se deshace mucho. Otra opción más fácil es comprar el que viene en pepitas.
Ahora hacemos bolas, como albóndigas, y las aplastamos. Más o menos quedan de 1cm escaso de grosor.
Las ponemos en una bandeja con papel especial para horno y las tenemos en el horno previamente precalentado 20 minutos a 180 grados. Dejad una separación de 1,5 cm entre ellas que luego se expanden y sino se pegan unas a otras.


Tienen que estar un poco blanditas cuando las saquéis, no os paséis con el horno que si no luego se endurecen demasiado. Las dejáis enfriar y ÑAM, ÑAM.


Los enanos pueden participar en casi todo el proceso, pesar, echar, amasar, hacer bolitas. Hombre!, siempre con vuestra ayuda.  Igual os pasa lo que a mí, que algunos, bueno bastantes trozos de chocolate de tanto manosear  se fueron fundiendo con la masa. Pero que más da, están igual de buenas y se lo pasarán bomba.




martes, 15 de abril de 2014

La Carbonara no lleva nata

Pues ni más ni menos, así de claro, la nata se queda en la nevera. Hoy os traigo una receta que a mis niños les encanta y a los que no somos tan niños también. Es una receta heredada de mi mami, y aunque ella no es italiana este plato es italianini de verdad. Doy fe, porque yo estaba presente cuando en unas vacaciones unos italianos muy majos nos invitaron a probarla y después nos dieron la receta.
Hoy quiero compartirla con vosotros.

Espagueti Carbonara

INGREDIENTES
(4pax)

350g - 400 g de Espagueti
4 - 5 huevos
150g de bacon
100g de queso parmesano en polvo
Aceite de oliva
Sal y pimienta





Cocemos la pasta en abundante agua con sal y mientras freímos el bacon troceado en aceite. Batimos los huevos y añadimos el queso y la pimienta.




Escurrimos la pasta y echamos el bacon con el aceite por encima. A continuación añadimos el huevo que se hará con el calor residual. Podéis dejar la olla a fuego lento mientras revolvéis el huevo hasta que va cuajando y es entonces cuando hay que servir rápidamente. Y en un visto y no visto tenemos un plato riquísimo de pasta.







Esta receta no es precisamente de dieta, pero recordad que las grasas también son necesarias para nuestro cuerpo dentro de una dieta equilibrada. También son fundamentales los hidratos de carbono que nos aporta, por ejemplo, la pasta. Últimamente observo con preocupación cómo muchas dietas intentan eliminarlos radicalmente de nuestra vida. Los hidratos son necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo y erróneamente a lo que mucha gente piensa no sólo están en la pasta, el pan, los cereales o el arroz; también los podemos encontrar en las verduras o en las frutas y en la leche. Y todos son necesarios. Es verdad que está demostrado que los hidratos de carbono con un índice glucémico bajo, esto es que aumentan la glucosa lentamente en nuestra sangre, son más saludables que los que lo hacen rápidamente. Así dentro de los cereales, son más saludables los integrales y por ejemplo la sandía tiene un índice glucémico más alto que la manzana. Y tanto la pasta normal como la integral conservan ese índice glucémico bajo.

Pero tampoco hay que obsesionarse, hay que comer de todo y en las proporciones adecuadas.




martes, 8 de abril de 2014

Tortilla para uno

Pues después de hablar de las bondades del huevo nada mejor que celebrarlo con una tortilla. Esta es una tortilla de patata para uno. Mi madre nos las hacía en casa y nos encantaban, así que yo he probado en casa y han sido un éxito. Es muy sencilla de hacer y rápida.

INGREDIENTES:
(1pax)
1 huevo
40 - 50g de patatas
sal
aceite

Pelamos la patata y la cortamos como hacemos para tortilla de patata, yo la corto bastante fina. La salamos y la freímos. Mientras freímos la patata batimos el huevo con una pizca de sal.  Para esta tortilla las patatas las dejo doradas y crujientes.


Añadimos las patatas al huevo, echamos una gota de aceite en la sartén y cuajamos por un lado y luego por el otro. Yo las hago en una sartén pequeña, para que os hagáis una idea les doy la vuelta con un plato de postre. Y para los mayores si queréis las podéis hacer de dos huevos, aumentando un poco la cantidad de patatas.
Diréis pues vaya, para eso hago una tortilla de patata, pues no es lo mismo. Esta queda como una tortilla francesa pero de patata y redonda. De verdad que es distinta en forma y sabor, y aunque pueda parecer que se tarda mucho no se tarda nada porque las tortillas van cuajando en un periquete, es vuelta y vuelta. No os paséis con la cantidad de patata, como os he dicho antes tiene que quedar más bien como tortilla francesa, con tropezones de patata.
Yo frío las patatas para todas las tortillas que vaya a hacer todas juntas y voy batiendo por separado el huevo para cada una y cuajando cada tortilla.


Y ahora a disfrutar!


Larga vida al huevo

Hoy quiero hablaros de un alimento que consumen los hombres desde la antigüedad y que muy importante en nuestra dieta por sus propiedades nutritivas.
En los últimos años el huevo ha ido perdiendo fama y en nuestros hogares aunque no se ha dejado de consumir,  e incluso su consumo puede ser mayor que hace años, sí se limita debido a la mala prensa que lo ha rodeado. Así muchas veces escucho eso de ¡uy, huevo no que ya lo han tomado esta semana!, o yo es que no tomo huevos porque tienen mucho colesterol, ERROR.


Como os cuento en el título de este post voy a intentar devolverle la fama a este alimento  que es uno de los alimentos más completos debido a su equilibrio nutricional entre proteínas, lípidos, vitaminas y minerales.
Respecto a las proteínas en el huevo, éstas son fáciles de digerir y son de alto valor biológico porque el equilibrio en aminoácidos es próximo  al de la proteína ideal.
El huevo nos aporta ácidos grasos esenciales y destaca el contenido en ácido oleico. Es en la yema donde se concentra la mayoría de las grasas, pero yo no la evitaría.
En cuanto a las vitaminas y minerales el huevo aporta gran cantidad de vitaminas importantes para nuestra salud, A,B2, B12, D, E y minerales como el fósforo, selenio, hierro, yodo y zinc. Con estas cantidades podemos cubrir gran parte de las necesidades diarias de nutrientes recomendados para un adulto
Además en el huevo podemos encontrar la principal fuente de colina, que es un componente esencial para el buen funcionamiento de nuestras células, para la memoria, para los músculos, etc. También contiene carotenoides que nos ayudan en la prevención de la degeneración macular y las cataratas.

Es verdad que el huevo contiene colesterol, concretamente 410mg por 100g gramos de ración comestible. Pero respecto a esto existen estudios científicos recientes que indican que no hay correlación entre el consumo de huevos y la incidencia de enfermedades cardiovasculares. La respuesta a esto puede estar en que también existen estudios que demuestran que la influencia del colesterol dietético, o sea el que consumimos así directamente con el huevo, en el colesterol sanguíneo es poco importante. La elevación de este último que es el que interviene en el riesgo cardiovascular está más relacionado con el tipo de grasa que consumimos en la dieta. Es más importante decirle adiós a las grasas  que a los huevos

¿Y cuántos huevos a la semana? Pues la cantidad recomendada es de 3 a 4 raciones, considerando una ración 65g de huevo

Así que después de esto yo creo que "Larga vida al huevo"

jueves, 3 de abril de 2014

ARROZ ATUNERO

Aquí estoy de nuevo después de solucionar algunos problemillas con el ordenador que se me ha sublevado, bueno más bien ha dicho hasta aquí hemos llegado.
Lo prometido es deuda así que en la receta de hoy vamos a utilizar la salsa que nos sobró de la merluza. Si os la habéis comido toda con una barra de pan no pasa nada que lo podéis hacer igual. Lo único es que esa salsa tan rica era para que los niños se comieran el pescado mejor no para que a nosotros nos salga una lorcita de más, que ya estamos en abril y en nada hay que embutirse un bañador.

INGREDIENTES
4(pax)
1/2 cebolla
1/2 tomate de los grandes
1 lata pequeña de pimientos
la salsa de la merluza
2  o 3
latas de atún de las pequeñas
Arroz (las raciones de arroz se pueden medir con tacitas de café, una por persona y una más al final para el invitado) Yo en este caso he medido con una de desayuno y he puesto 1 y 1/2 que es un poco menos
Agua (el doble que de arroz)
Azafrán
Sal y pimienta
Aceite

Picamos la cebolla en trocitos muy pequeños (brunoise) y la sofreímos, añadimos los pimientos muy picados también y cuando esté el tomate (mejor pelado para que esos seres exigentes que os esperan a la mesa no encuentren una excusa para decir no) y picado también fino. Cuando tengamos el sofrito le añadimos el atún, damos una vuelta y le echamos la salsa si es que tenemos.

A continuación incorporamos el arroz damos otra vuelta y añadimos el agua. Si no tenemos salsa y tenemos un caldo de pescado, o de cocer algunas verduras, le irá muy bien para sustituir el agua o por lo menos parte y darle más sabor. Si sólo tenemos el agua, le podéis añadir un chorrito de vino blanco. Lo que yo no le echaría sería caldo de pastilla, ya sabéis que les tengo un poco de manía, y si lo hacéis no vayáis a echar una pastilla entera, con un poco es suficiente.
Ahora salpimentamos, y probamos el punto de sal. Y le echamos unas hebras de azafrán, o azafrán molido. Si lo queréis amarillo fosforito o no tenéis azafrán podéis añadir colorante, pero no tendrá el punto del azafrán.

Y ahora viene la cocción, yo utilizo la olla rápida, este no es superarrocito que nos marcamos el fin de semana en paellera, o mejor dicho paella. Es un arroz de los que yo llamo de batalla, del día a día, rápido y fácil.
Si lo hacéis en olla rápida una vez que suba yo lo dejo 6 minutos a fuego lento y utilizo arroz vaporizado del que no se pasa. Dependerá de los tiempos de vuestra olla y por supuesto no hace falta que el arroz sea vaporizado.
Si la olla rápida no os gusta, le tenéis miedo, pensáis que es una pérdida de tiempo, puessss yo no lo comparto pero lo respeto, a mi me soluciona la vida con el tiempo, de hecho veréis que la utilizaré en muchas recetas. Entonces  una vez que hierva, bajáis el fuego tapáis y hasta que se consuma el líquido que es cuando estará hecho, pero controlarlo porque igual necesita más agua o se hace antes, que lo dudo. Podéis hacerlo en sartén, en cacerola o en lo que os resulte más cómodo. Lo de servirlo con salsa de tomate no es necesario, se la he puesto a los peques y nosotros nos lo hemos comido tal cual.

Espero que os guste ;)