miércoles, 30 de julio de 2014

Crema de Guisantes

¿Qué son los guisantes? Legumbres o verduras. Pues aunque su color nos lleve hacia las verduras, los guisantes pertenecen al grupo de las legumbres. Yo confieso que aún sabiéndolo, siempre que pienso en ellos es como verdura, digo para planificarme las comidas, que todavía alguno deduce que estoy tan pirada como para soñar con guisantes, aunque todo se andará.

Pues legumbre o verdura lo que hay que destacar de ellos es por un lado sus calorías, que varían según los cocinemos, pero que siempre son bajas. Y también hay que tener en cuenta todas las propiedades que se concentran en ellos. Vitaminas del grupo B, como la tiamina y el ácido fólico. Minerales como el magnesio, el potasio o el fósforo, sin olvidarnos de su aporte de fibra tan importante para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo.

Los guisantes tienen un bajo índice glucémico. ¿Y eso "qué es lo que é"?. Pues que la absorción del azúcar por parte de nuestro cuerpo se hace de forma lenta. Esto es muy importante para los diabéticos, ya que ellos deben evitar subidas rápidas de glucosa en sangre. Pero a los que no somos diabéticos también nos interesa. Cuando un alimento tiene un índice glucémico (IG) elevado, el azúcar se asimila rápidamente y nuestro cuerpo como no puede asimilar toda la glucosa lo que hace es liberar grandes cantidades de insulina. Como nuestras células no pueden quemar toda esa glucosa, lo que se pone en marcha en nuestro metabolismo es un proceso por el cual acabará convertida en grasa y quedará bien pegadita a nuestros adipocitos grasos. Nuestro cuerpo tiene miedo de que pasemos hambre y por eso genera reservas, pero como afortunadamente hambre no pasamos pues esa grasa se quedará ahí en forma de lorcita.
Además al haber liberado tanta insulina, los niveles de azúcar en sangre a las pocas horas caen provocando un nivel de azúcar en sangre más bajo de lo normal, por lo que sentiremos otra vez la necesidad de comer.

Y después de tremendo rollo que espero hayáis entendido, y que me parecía oportuno contaros, no vamos a convertir el IG de los alimentos en nuestra paranoia de la semana. Como siempre si comemos de forma sana y equilibrada no tendremos problemas, obviamente partiendo de la base de que estemos sanos.

Y aquí va la receta de hoy, esta vez en crema:

INGREDIENTES
(4PAX)

400g de guisantes congelados
480g de caldo de ave
70g de aceite, yo echo 50g
100g de cebolla
100g de puerro
sal

Esta receta está sacada del recetario básico de thermomix, pero los que no la tenéis podéis igualmente hacerla. La thermomix la deja muy fina, así que si vuestra batidora no es muy potente, igual necesitáis pasarla por un chino o por un pasapuré. Si alguna vez no tengo puerro echo 200g de cebolla.
Lo primero que tenemos que hacer es sofreír en el aceite la cebolla y el puerro en una cacerola. Para los que utilicen thermomix serán 5 minutos, temperatura varoma, velocidad 5 el aceite sólo y a continuación se añade la cebolla y el puerro, se trituran 4 segundos en vel.4 y entonces se programa 10min. temperatura varoma velocidad 2.
Para ambos casos ya tenemos el puerro y la cebolla sofrito. Ahora con thermomix incorporamos los guisantes y rehogamos 7 minutos, temperatura varoma y velocidad 2. Sin thermomix pues los rehogamos unos minutos a fuego no muy fuerte.
Por último añadimos el caldo. Yo lo que hago es mezclar esa cantidad de agua con un pelín de caldo en polvo. Si fuera una pastilla sería un cuarto de un cuarto. En el recetario la salan al final, pero yo lo hago aquí y luego si hace falta más pues añado más sal. Cuidado que el caldo ya tiene algo de sal.
Programamos 5 minutos, temperatura varoma, velocidad 3. En el caso de no tener thermomix es echar el caldo y esperar que estén hechos los guisantes.
Ahora sólo nos queda comprobar el punto de sal y triturar. Con thermomix serán 3 minutos a velocidad 7.

Para presentarla nos sugieren tomate o nata, servir en tazas de café o chupitos con un berberecho o huevas de mujol y acompañado de bacon crujiente.

Os cuento, yo la he servido alguna vez que he tenido invitados en cuencos pequeños y con huevas de mujol o con un crujiente de jamón. Pero lo habitual es que la sirva de primer plato. A los enanos les hago un dibujito con tomate frito y a veces le añado taquitos de jamón.
¿Y cómo es la relación niño-guisante? Pues un poco tormentosa. Cuando ven ese ejército de bolitas en un plato, creo que piensan que les van a atacar. Pero así en crema y con dibujo incluido todo va viento en popa. Así que yo no me daría por vencida al primer no.



Y para nosotros nos encanta con berberechos, pero no sólo con uno, cuantos más mejor.


jueves, 17 de julio de 2014

Sobras y Exprés

Hoy os traigo un plato rápido, de esos de abrir la nevera y ver qué tengo por aquí, qué tengo por allá. Mezclamos todo y listo. Lo comparto con vosotros porque pienso que muchas veces lo que nos hacen falta además de recetas y platos elaborados son ideas. Esas que cocinando día tras día se nos acaban y no nos dejan salir del sota, caballo y rey. 
Esta vez el plato era para mí sola, así que las cantidades las tendréis que calcular un poco en función de los que vayáis a comer.
Las sobras que encontré en la nevera eran espaguetis y judías verdes que ya había cocido para otro día. Sólo me hacía falta un poco de proteína que me dio una socorrida lata de atún.  Ya tenía lo básico, ahora faltaba condimentarlo, salirse de la mayonesa o el aceite y vinagre.

Espaguetis con judías verdes y atún

INGREDIENTES
Espaguetis ya cocidos
Judías verdes cocidas
Lata de atún al natural pequeña
Soja
Pimienta y curry
Mostaza antigua

La elaboración tan sencilla como poner los espaguetis en un plato hondo, añadirle judías verdes. Hago un inciso para deciros que las judías verdes en conserva, os pueden sacar de un apuro pero tienen mucho sodio, así que mejor cocemos al vapor  unas frescas o congeladas. En la olla rápida tardan 4 minutos desde que sube. 
Ahora añadimos la lata de atún, un chorrito de soja, pimienta, un poco de curry y una cucharadita de mostaza antigua. La mostaza antigua igual es un poco fuerte si la van a comer los enanos, en el mercado existe mostaza dulce que no pica.

Plato fresquito para estos calores, completo y ligero donde los haya



jueves, 10 de julio de 2014

Aguacates Rellenos

No recuerdo cuando fue la primera vez que comí aguacate, pero creo que fue en guacamole. A lo largo de los años mi amor hacia él ha ido creciendo y a día de hoy es un fruto (así se considera) que está presente en mi dieta de forma habitual. El aguacate le da un toque diferente a las ensaladas, combina genial con carnes, pescados, huevos, quesos y verduras. Su sabor es suave, quizás algo soso en solitario, pero se crece con el aliño o con su acompañante.
Cuando oímos aguacate nos vienen a la mente palabras como calorías, engorda o grasa. No vamos a negar que el aguacate tiene bastantes calorías unas 322 un aguacate de tamaño medio. Y un alto contenido en grasas, pero de grasa "buena". Grasas monoinsaturadas y polinsaturadas como el ácido oleico, linoleico y ácidos omega 3 y omega 6. Todos ellos nos ayudan a controlar el colesterol, protegiendo por ejemplo, nuestro corazón. El aguacate mezclado con otras verduras nos ayuda en la absorción de los carotenoides y a mejorar su biodisponibilidad, esto es a mejorar la parte que utilizará nuestro cuerpo de esos carotenoides.
Otra de las propiedades del aguacate es su contenido en ácido fólico, que no sólo es importante para las mujeres embarazadas. Y también su contenido en potasio, un mineral que nos ayuda en el control de la presión arterial.
Creo que después de todo esto estaréis de acuerdo conmigo en las múltiples propiedades de este fruto.  Así que hacedle un hueco en vuestra lista de la compra. En cuanto al control de peso, pues lo de siempre, en el equilibrio está la clave.
Hoy yo los he preparado rellenos, es un plato rápido y fácil. Los monstruitos de la casa todavía no lo han probado, por alguna razón o por otra siempre que lo he hecho o no están o tenía otra cosa para ellos. De momento sólo han probado el guacamole y les ha gustado.
Las cantidades que pongo son para dos aguacates, los pequeñajos con medio aguacate tienen de sobra y los mayores o nos hacemos uno para cada uno o medio acompañado de ensalada de tomate, o de unos espárragos.

INGREDIENTES

2 aguacates, más bien blanditos
5 palitos de cangrejo
2 cucharaditas de mayonesa
1 cucharadita de ketchup
sal y pimienta
curry
aceitunas rellenas (opcional)


Se parten los aguacates por la mitad, se les quita el hueso. Con una cuchara sacamos la carne y reservamos las cáscaras. Ahora o con una picadora o con un tenedor aplastando y ayudándonos con un cuchillo, picamos el aguacate con el resto de los ingredientes. De curry tenéis que echar muy poco, no os paséis que os cargaréis el resto de sabores, tiene que tener un toque. Y de sal al llevar la mayonesa y el ketchup tampoco os paséis, se puede añadir al final si lo notáis soso.
Ahora solo queda rellenar las cascaras y adornar con unas aceitunas rellenas fileteadas, o aceitunas negras, pepinillos, o unas alcaparras.
Lo mejor es hacerlo en el momento porque el aguacate se oxida enseguida y se oscurece, sino podéis echar a la mezcla unas gotas de limón, rellenarlos y meterlos tapados en la nevera.



 Y para los que os gusta el aguacate tanto como a mí pinchando AQUÍ encontraréis, en mi otro blog, otra forma de comer aguacate deliciosa.


martes, 8 de julio de 2014

Salmorejo

Creo que estamos viviendo el principio de verano más surrealista de los últimos años. Me refiero al tiempo, está rarísimo. Esto de en Madrid a 8 de julio, tener que salir con chaqueta por la tarde - noche creo que no lo he vivido nunca. ¿Y la granizada tipo se acaba el mundo de la semana pasada? Por otro lado, lo de seguir durmiendo tapada me encanta.
Pues bueno, el caso es que el verano ya está aquí y hay que empezar a honrarlo con los platos tan ricos que llegan con él. Otra cosa es que a los niños este tipo de platos fríos y fresquitos les hagan gracia. Puedes escuchar cosas como, a mí si no me lo calientas no me lo como. Y tú pensando, no me quiero imaginar la guarrada de la ensalada campera caliente, ¿cómo salgo de esto? porque si se la calientas estás perdido, no se la vuelven a comer en su vida.
Hoy os dejo la receta de uno de mis platos veraniegos favoritos, el Salmorejo. Y digo uno de mis favoritos porque de los niños mejor no hablamos. Cuando lo ven no dicen nada, el color les gusta y es un puré, además lleva huevo cocido y jamón por encima. Ahora viene la primera cucharada. Uno directamente lo escupe, otro dice que está frío y el que dice que le gusta a la segunda cucharada grita: ¡más leche, más leche, qué pica! Me río por no llorar. 
Y ahora vamos a desdramatizar. Esto son reacciones lógicas, esto lo digo ahora, en el momento "come de una vez" pienso otra cosa. Yo soy de la opinión de que hay que seguir insistiendo, cambiando de táctica, adaptando un poco la receta, negociando. Sólo así ellos pueden ir acostumbrándose a los nuevos sabores. Ahora en vez de hacer el Salmorejo con los dos dientes de ajo grandes que pone la receta, pues lo hago con uno y más bien pequeño. Mi pequeñajo de dos años no lo quiere ni ver, pero lo que hago es dejarle el huevo y el jamón, que sí le gustan, fuera. A cambio el come dos cucharadas, mañana serán tres. Las otras dos, después de varios veranos ya se lo comen, todavía de vez en cuando escucho un jo! o un ¡picaaaaaa! pero se lo comen. 

El salmorejo acompañado de huevo duro y jamón es perfectamente un plato único. Lleva hidratos de carbono con el pan, vegetal con el tomate (todas sus propiedades aquí), proteína con el huevo y jamón; y grasa saludable con el aceite de oliva. Como veis un plato completo dependiendo un poco de la cantidad de guarnición y por supuesto de la cantidad que lleguen a comer los peques.
La receta que yo hago es la del recetario de thermomix, porque me parece que está buenísimo. Se puede hacer sin thermomix, lo único que tendréis que pasarlo por un chino o por pasapuré para que quede fino, fino.

INGREDIENTES
(6PAX)
2 dientes de ajo grandes (ojo con los niños)
1kg de tomates rojos y maduros
1cucharada de sal (echar media y luego probáis)
200g de miga de pan blanco del día anterior (yo echo la miga y la corteza)
30g de vinagre
150g de aceite de oliva virgen extra
Jamón serrano en taquitos
4 huevos duros (aquí la cantidad depende un poco de lo que queráis echar para cada uno)



Trituramos los tomates, el ajo y la sal 30 segundos velociadad 5. Con batidora pues batimos hasta que los tomates están triturados. Añadimos el pan en trozos y el vinagre y trituramos 30 segundos en velocidad 5 y 2 minutos en velocidad 10.  A veces si los tomates tienen la piel muy dura hay que darle un poco más de tiempo. Con batidora trituramos hasta dejarlo lo más fino que podamos y pasamos por el chino. A continuación ponemos la velocidad 5 y echamos el aceite en la tapa con el cubilete puesto para que vaya cayendo poco a poco y emulsionando. Con batidora vamos batiendo y echando el aceite poco a poco sin dejar de batir.
Ahora hay que dejarlo enfriar. Se sirve en cuencos con el huevo duro picado en trocitos y el jamón.
Los huevos os recomiendo no cocerlos menos de diez minutos desde que el agua rompe a hervir porque sino las yemas no se hacen bien.
Y aquí va otra guarnición "made in mi vecina" que también he probado y está muy rica: lata de atún y aceitunas rellenas de anchoas fileteadas.