miércoles, 6 de mayo de 2015

Albóndigas de Bacalao en Salsa Verde o Amarilla

Cumpliendo mi promesa de la entrada anterior, aquí os traigo la receta que hice aprovechando la cabeza y espinas del bacalao fresco. Los bacalaos suelen ser grandes y merece la pena sacar todo el pescado que queda en los restos.

Ni que decir tiene que las albóndigas en todas sus versiones suelen ser un plato ganador, por lo menos en mi casa. Las que más éxito tienen son las de carne, pero a las de pescado no les ponen ni un pero. Ya había hecho unas de salmón (click aquí) y ahora les toca el turno a estas de bacalao, que las podéis servir con la salsa que he hecho o con salsa de tomate, sin salsa o como más os apetezca.

INGREDIENTES
(salieron unas 20 albóndigas)

250g de bacalao
1 huevo
1 rebanada de pan de molde mojada en leche
1 diente de ajo
35g de cebolla
1 cucharada y media de las de postre de harina
Azafrán
Perejil
Vino blanco
Caldo de cocer el bacalao

Se cuece la cabeza y las espinas del bacalao en agua, con un chorrito de aceite y sal unos 15 minutos. Esta vez fueron unos 250g. Separamos todo el pescado de las espinas y cabeza y lo mezclamos con el huevo y la miga de pan remojada. Si no tenéis o no usáis pan de molde, pues echáis normal. El que yo tenía era de molde integral y fue el que utilicé. Añadimos perejil picado. Formamos las albóndigas y las freímos en aceite de oliva. Reservamos.


Ahora vamos a por la salsa. Picamos el diente de ajo y lo freímos en un un poco de aceite de oliva, antes de que tome color incorporamos la cebolla. Y cuando esta esté sofrita, añadimos la harina. Damos unas vueltas y dejamos que se haga la harina sin dejar de remover. A continuación añadimos un chorrito de vino blanco y seguimos removiendo. Echamos un poco de caldo de cocer el bacalao y más vueltas. Vemos si esta muy espesa, y si es así añadimos más caldo. Faltaría echar la sal, unas hebras de azafrán, y perejil picado. Incorporamos las albóndigas y las dejamos unos minutos.


Aunque yo las haya hecho con el pescado ya cocido por aprovechar los restos de bacalao, se podrían hacer perfectamente con bacalao crudo. Y tanto crudo como cocido si os cuesta un poco darles forma, os humedecéis un poco las manos y poco a poco  lo conseguiréis.



Y viendo el resultado, ya elegís vosotros si la salsa es verde o amarilla. Esta vez, yo creo que es más amarilla. El azafrán ganó al perejil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario