jueves, 31 de marzo de 2016

Calamares guisados con Patatas

Una de las asignaturas pendientes de muchas familias es organizar, completar o complementar la alimentación de sus niños o incluso de la familia al completo. La verdad es que no es una tarea fácil, pero tampoco es imposible. Requiere un poco de dedicación, bastante organización y algo de inspiración.

Muchos niños comen en comedores escolares. Un tema que a mi personalmente me trae de cabeza desde hace tiempo. Unos comedores que quizás cumplan con las necesidades energéticas (calorías) que necesitan los niños pero no con la adecuación nutricional de esos menús, ni con la educación nutricional en los mismos. Unos menús firmados y avalados por departamentos nutricionales de las respectivas empresas que los sirven y que creo que deberían revisar, ya que muchas veces están descompensados. Pero mientras que eso suceda nosotros como papis tendremos que intentar que las comidas que hagan en casa completen o se complementen con las que hacen fuera. Esto empieza en el desayuno, sigue en la merienda y acaba en la cena. Y llega un momento en el que se nos acaban las ideas. Pero aquí estoy yo con una nueva receta para inspiraros.

Una de las cosas en la que a veces nos quedamos cortos es con el pescado y no llegamos a consumir todo el que debiéramos. Dentro de la familia de los pescados y mariscos están los calamares, que son muy interesantes a nivel nutricional. Son ricos en Yodo que nos ayuda al buen funcionamiento de nuestras células y a fortalecer nuestro pelo y uñas entre otras cosas. También tienen un contenido importante en Selenio que nos ayudará con su poder antioxidante. Un montón de vitaminas tipo B como por ejemplo la B2 (rivoflabina), interesante para combatir la migraña; y un alto contenido en Zinc que fortalece nuestro sistema inmunológico. También es rico en Potasio, que ayuda a mantener la presión arterial. Y podría seguir con más vitaminas y minerales unas cuantas líneas más pero creo que con lo que os he contado ya os hacéis una idea.
Antes de seguir os voy a contar el único "pero" que tienen, es el colesterol. Así que precaución para la gente que tiene problemas de hipercolesterolemia. Precaución no significa no los como, significa no darle al calamar a todas horas.

El plato que os voy a contar hoy lo podéis hacer también con chipirones. Para limpiarlos os dejo este enlace de mi otro blog (clic aquí) en el que explicaba como hacerlo.
No perdáis la oportunidad de enseñárselo a los pequeños de la casa antes de cocinarlos, es interesante que vean y conozcan lo que van a comer, otra cosa es la cara que pongan. Pero la cara la ponen igual cuando ven un plato nuevo delante, ese "momento novedad" que no les suele gustar mucho. Pasado ese momento, os puedo asegurar que a mis niños ya se los he puesto unas cuantas veces y se los comen fenomenal.

INGREDIENTES:
(4pax)

750g de calamares o chipirones
90g de cebolla
2 dientes de ajo
1 lata pequeña de pimientos rojos
1/2 cucharada de harina (podemos prescindir de ella)
150g de vino tinto
475g de patatas
Sal
Aceite de Oliva

En primer lugar limpiamos y cortamos los clamares en trozos. Picamos los dientes de ajo y los sofreímos en aceite de oliva y justo antes de que empiecen a dorarse añadimos la cebolla picada muy fina. Cortamos los pimientos en trocitos, pequeños para que los peques no pongan pegas, y se los incorporamos. Cuando nuestro sofrito empiece a ablandarse, añadimos los calamares. Y damos unas vueltas. Si queremos echar harina es el momento, removemos bien y echamos el vino. Ahora ponemos un poco de sal, no hay que pasarse, si quedan sosos ya tendremos tiempo de rectificar. Los calamares sueltan bastante agua, así que igual no hace falta añadir más líquido. Si nos parece que les hace falta con añadir un poquito de agua es suficiente. Los dejamos cocer a fuego medio-lento unos 20 minutos,  hasta que estén tiernos. También podéis hacerlos en olla rápida, una vez que suba, os llevará más o menos 8 minutos.

Mientras que se hacen, cortamos las patatas en cuadraditos, las salamos y las freímos. Cuando tengamos los calamares listos incorporamos las patatas y a comer.



¡Espero que os gusten y qué les gusten!

martes, 15 de marzo de 2016

Cheescake de Limón

Creo que este es el primer postre que cuelgo en tastyfridays. Yo soy de las que perdonan el postre a menudo. Muchas veces con una onza de chocolate negro tengo suficiente.

Además, si los viernes noche hiciera también postre, el tiempo de elaboración la mayoría de las veces empezaría el día antes. Que también podría ser, no digo que no. Lo que sí estaba claro es que mi primer tastyfridays a domicilio qué os conté en la entrada anterior (click aquí) tenía que llevar el menú completo, con postre incluido. Y fue para este día para el que pensando y buscando encontré broche final adecuado para la ocasión.

Elegí esta tarta de queso con crema de limón, no la había hecho nunca. Esto, cuando estás ante un acontecimiento importante no es muy recomendable. Pero como me gusta el riesgo, aposté "tarta de queso que es la primera vez que haces" a caballo ganador, y creo que no me equivoqué. Aún así la hice el día antes, por si los astros se alineaban contra mi, buscar un plan b.

La tarta es una receta del Alma's Cupcakes, ella la hacía en moldes desmoldables de 11cm. y le salían 3. Yo hice el doble de cantidad, menos de la crema de limón que hice la cantidad que ella decía. Como no tenía moldes desmoldables, utilicé aros de emplatar un poco más pequeños de diámetro. Hay que ponerles papel sulfurizado alrededor para después poder desmoldar bien las tartas. Se puede hacer una tarta entera para dividir en porciones. Os dará menos trabajo. De una manera o de otra es espectacular, os lo digo yo que no soy muy golosa.

INGREDIENTES:

Para la base:

-200g de galletas Digestive trituradas
-2 cucharadas de azúcar
-100g de mantequilla

Para la tarta:

-1 kg. de queso de untar tipo Philadelphia
-280g de azúcar moreno
-4 huevos
- 2 cucharadita de extracto de limón (yo eché una cucharadita de ralladura)
-250ml. de nata para montar

Para la crema de limón:

-2 limones
-125ml. de agua
-100g de mantequilla
-2 huevos


El primer paso, una vez hemos engrasado el molde o puesto el papel alrededor de los aros, es hacer la base. Utilicéis el molde que utilicéis poned papel también en la base, que os ayudará a la hora de trasladarla a un plato. Trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida y el azúcar. Cuando tengamos el conjunto bien mezclado la repartimos por la base presionando un poquito y asentándola bien. La metemos en la nevera a enfriar.


Preparamos entonces el relleno. Batimos, mejor con ayuda de las varillas de un robot o batidora, el queso con el azúcar. Vamos introduciendo los huevos uno a uno hasta que estén bien integrados. Incorporamos la nata y después el extracto de limón o la ralladura.

Sacamos los moldes de la nevera y rellenamos con la mezcla. Introducimos en el horno precalentado a 180º durante 10 minutos para bajar después la temperatura a 120º y hornear durante 20 minutos, por lo menos. Hay que dejarlos hasta que estén cuajados, pero con cuidado de que no vayan a rajarse. Mirad a los 20 minutos y vais dejando más tiempo de poco en poco lo que necesiten. Las mías eran altas y han tardado más tiempo. Vais tocando la superficie hasta que veáis que están cuajadas. Entonces la retiráis y dejáis enfriar a temperatura ambiente. Una vez frías las metéis en la nevera durante dos horas.

Es el momento de hacer la crema. Este tipo de cremas suelen cocinarse al baño maría, pero en este caso no lo decía, así que la hice sin baño maría. Se ponen todos los ingredientes en un cazo, teniendo la precaución de batir los huevos antes. El fuego ha de ser lento y no parar de remover hasta que espese. Cuando espese la quitáis del fuego, tapáis con un film, pero que la toque sin dejar espacio entre la crema y el film. Dejáis enfriar a temperatura ambiente. La crema una vez fría espesará un poco más todavía. Si mientras la estáis haciendo os sale algún grumito blanco, tened cuidado porque es el huevo que se cuaja. Si os ha salido alguno, con pasarla por un colador os libraréis de ellos, pero controlad la temperatura y removed.


Una vez fría sacamos las tartas de la nevera y echamos la crema por encima. Le ponemos algo de color y listo.

El resultado es genial y la crema le da un toque de frescor buenísimo.







viernes, 11 de marzo de 2016

Tasty Fridays a domicilio

Hace un año y pico, en una de las sobremesas de uno de los tastyfridays decidí compartir mis recetas con vosotros. Voy a ser sincera no lo decidí yo, bueno la decisión fue mía pero quien me dio un pequeño empujoncito, fue la persona que me robó el corazón hace ya unos cuanto años. ¿Quién iba a ser si no?.

A raíz de empezar a publicar recetas aquí y en www.mamaquehay.blogspot.com hubo y hay mucha gente que me preguntaba si yo iba a la casas y hacía un tastyfridays a domicilio. La respuesta siempre ha sido la misma: no. ¿Por qué? era la siguiente pregunta. Y la respuesta un no sé no muy convencido. Bueno, pues en uno de los últimos tastyfridays y también en nuestro momento de charla sin interrupciones de la semana hubo un ¿por qué no?Y ahí volví a aceptar el reto. 

Mi primera oportunidad llegó hace una semana, de la mano de Olga y Javier. En cuanto le conté lo que quería hacer a Olga, que había llegado la hora de dar un paso más,  no dudó ni un momento en concederme la oportunidad de cocinar la cena con amigos que tenían planificada en unas semanas. 

Así me convertí en su Personal Chef para una noche especial. El procedimiento muy sencillo, opciones de platos y en base a ingredientes y elaboración, presupuesto. Así que allí estaba el sábado pasado en su casa, con uno pocos de nervios (todo hay que decirlo) y con muchas ganas para hacerles pasar un buen rato a ellos y a sus invitados. 

Olga eligió como entrante el Timbal de Salmón y Foie (receta aquí) y Calamares Rellenos (receta aquí). El postre lo dejó a mi elección y entre las recetas que tenía pendientes de probar estaba un Cheescake de Limón (receta aquí), que me pareció que daría la talla.

La experiencia ha sido fantástica. Yo disfruté un montón con las elaboraciones previas y allí mismo. También hubo nervios y la adaptación a cocinar en un espacio que no es el tuyo tiene su miga. Creo que ellos y sus invitados también disfrutaron de la velada. Cuando tienes gente en casa, normalmente el que está en la cocina se pierde muchos momentos y de esta manera se puede unir desde el principio a la velada; creo que esto fue lo que más le gustó a Olga. 



Así que, a partir de hoy, aquí estoy dispuesta a colaborar en vuestras cenas, comidas, brunchs o desayunos.

-Quizás me necesitéis para cocinar y enseñaros a la vez.
-Quizás para que yo cocine y vosotros disfrutéis.
-Quizás para cenar en pareja mientras los niños duermen porque no os apetece salir.
-Quizás para enseñar a los peques, o a los peques y los padres. Podemos pasar una tarde divertida aprendiendo a cocinar.
-Quizás para celebrar un cumple.
-Quizás para enseñaros platos complejos o platos para el día a día.
-O quizás para lo que se os ocurra, porque lo vamos a hablar.

No dudéis en contactar conmigo con un comentario en el blog o a través de los siguientes mails:

egg807@hotmail.com
paredana807@gmail.com

Os espero!!!

miércoles, 2 de marzo de 2016

Una de sobras

Yo soy de la liga "aquí no se tira nada" y creo que todos deberíamos pertenecer a ella. De vez en cuando podemos comprobar de la mano de las noticias la cantidad de comida que se tira y se desperdicia en el mundo, una barbaridad. Ya hay restaurantes que han nacido bajo la premisa de reducir esta cantidad. También he visto hace poco un supermercado que nace con el objetivo de desperdicio cero. Pero, ¿y nosotros? ¿no podremos hacer algo dentro de nuestro hogar? Por supuesto que sí. Uno, y mirando a nuestra cartera, por ahorrar. Y otro, por ética, hay cosas que es verdad que al final tienen que ir al cubo de la basura, pero hay otras tantas o muchas más que no.

A veces no es fácil porque no sabemos como aprovecharlas, pero aquí estoy yo hoy con una idea más. No es que haya descubierto América, pero igual a alguien no se le había ocurrido y con esta idea le salen muchas más.

¿Os acordáis de los fideos con picadillo que puse hace unas cuantos post? Si no os acordáis haced clic aquí. Pues resulta que sobraron unos pocos. ¿Y qué hice al día siguiente para cenar? Pues una tortilla de fideos. Otras veces la he hecho de espaguetis o de macarrones. En Italia creo que la llaman frittata, aunque no solo a la de pasta, a las tortillas de un montón de ingredientes, entro los cuales están las sobras de pasta.  Aunque no estoy segura de que siempre sea así, creo que ellos echan los ingredientes después de echar el huevo en la sartén. Yo los mezclé antes con el huevo, como cuando hacemos la tortilla de patata.

Las tortillas son geniales para aprovechar sobras, dejad volar vuestra imaginación.

INGREDIENTES

200 g de fideos con chorizo
4 huevos
Queso rallado (opcional)
sal
aceite

Me va a llevar dos líneas explicaros la receta. Batimos los huevos y salamos. Añadimos las sobras de fideos y mezclamos bien. Si os apetece, también se puede echar un poco de queso rallado. Ponemos un poquito de aceite en la sartén y cuajamos la tortilla primero por un lado y luego por el otro a fuego medio. Listo.
Con estas proporciones de huevo-sobras yo creo que podéis jugar con otras cantidades. Es importante que tenga suficiente huevo, para que no quede muy seca. Sino añadimos otro y ya está.


Los niños os mirarán con cara de "estás como una cabra solo a ti se te ocurre hacer una tortilla de fideos". Al segundo estarán devorándola.




Ya sabéis antes de ir al cubo de la basura, haced una tortilla, dadle un poco al coco, o pasaros por aquí en busca de inspiración.