jueves, 31 de marzo de 2016

Calamares guisados con Patatas

Una de las asignaturas pendientes de muchas familias es organizar, completar o complementar la alimentación de sus niños o incluso de la familia al completo. La verdad es que no es una tarea fácil, pero tampoco es imposible. Requiere un poco de dedicación, bastante organización y algo de inspiración.

Muchos niños comen en comedores escolares. Un tema que a mi personalmente me trae de cabeza desde hace tiempo. Unos comedores que quizás cumplan con las necesidades energéticas (calorías) que necesitan los niños pero no con la adecuación nutricional de esos menús, ni con la educación nutricional en los mismos. Unos menús firmados y avalados por departamentos nutricionales de las respectivas empresas que los sirven y que creo que deberían revisar, ya que muchas veces están descompensados. Pero mientras que eso suceda nosotros como papis tendremos que intentar que las comidas que hagan en casa completen o se complementen con las que hacen fuera. Esto empieza en el desayuno, sigue en la merienda y acaba en la cena. Y llega un momento en el que se nos acaban las ideas. Pero aquí estoy yo con una nueva receta para inspiraros.

Una de las cosas en la que a veces nos quedamos cortos es con el pescado y no llegamos a consumir todo el que debiéramos. Dentro de la familia de los pescados y mariscos están los calamares, que son muy interesantes a nivel nutricional. Son ricos en Yodo que nos ayuda al buen funcionamiento de nuestras células y a fortalecer nuestro pelo y uñas entre otras cosas. También tienen un contenido importante en Selenio que nos ayudará con su poder antioxidante. Un montón de vitaminas tipo B como por ejemplo la B2 (rivoflabina), interesante para combatir la migraña; y un alto contenido en Zinc que fortalece nuestro sistema inmunológico. También es rico en Potasio, que ayuda a mantener la presión arterial. Y podría seguir con más vitaminas y minerales unas cuantas líneas más pero creo que con lo que os he contado ya os hacéis una idea.
Antes de seguir os voy a contar el único "pero" que tienen, es el colesterol. Así que precaución para la gente que tiene problemas de hipercolesterolemia. Precaución no significa no los como, significa no darle al calamar a todas horas.

El plato que os voy a contar hoy lo podéis hacer también con chipirones. Para limpiarlos os dejo este enlace de mi otro blog (clic aquí) en el que explicaba como hacerlo.
No perdáis la oportunidad de enseñárselo a los pequeños de la casa antes de cocinarlos, es interesante que vean y conozcan lo que van a comer, otra cosa es la cara que pongan. Pero la cara la ponen igual cuando ven un plato nuevo delante, ese "momento novedad" que no les suele gustar mucho. Pasado ese momento, os puedo asegurar que a mis niños ya se los he puesto unas cuantas veces y se los comen fenomenal.

INGREDIENTES:
(4pax)

750g de calamares o chipirones
90g de cebolla
2 dientes de ajo
1 lata pequeña de pimientos rojos
1/2 cucharada de harina (podemos prescindir de ella)
150g de vino tinto
475g de patatas
Sal
Aceite de Oliva

En primer lugar limpiamos y cortamos los clamares en trozos. Picamos los dientes de ajo y los sofreímos en aceite de oliva y justo antes de que empiecen a dorarse añadimos la cebolla picada muy fina. Cortamos los pimientos en trocitos, pequeños para que los peques no pongan pegas, y se los incorporamos. Cuando nuestro sofrito empiece a ablandarse, añadimos los calamares. Y damos unas vueltas. Si queremos echar harina es el momento, removemos bien y echamos el vino. Ahora ponemos un poco de sal, no hay que pasarse, si quedan sosos ya tendremos tiempo de rectificar. Los calamares sueltan bastante agua, así que igual no hace falta añadir más líquido. Si nos parece que les hace falta con añadir un poquito de agua es suficiente. Los dejamos cocer a fuego medio-lento unos 20 minutos,  hasta que estén tiernos. También podéis hacerlos en olla rápida, una vez que suba, os llevará más o menos 8 minutos.

Mientras que se hacen, cortamos las patatas en cuadraditos, las salamos y las freímos. Cuando tengamos los calamares listos incorporamos las patatas y a comer.



¡Espero que os gusten y qué les gusten!

miércoles, 2 de marzo de 2016

Una de sobras

Yo soy de la liga "aquí no se tira nada" y creo que todos deberíamos pertenecer a ella. De vez en cuando podemos comprobar de la mano de las noticias la cantidad de comida que se tira y se desperdicia en el mundo, una barbaridad. Ya hay restaurantes que han nacido bajo la premisa de reducir esta cantidad. También he visto hace poco un supermercado que nace con el objetivo de desperdicio cero. Pero, ¿y nosotros? ¿no podremos hacer algo dentro de nuestro hogar? Por supuesto que sí. Uno, y mirando a nuestra cartera, por ahorrar. Y otro, por ética, hay cosas que es verdad que al final tienen que ir al cubo de la basura, pero hay otras tantas o muchas más que no.

A veces no es fácil porque no sabemos como aprovecharlas, pero aquí estoy yo hoy con una idea más. No es que haya descubierto América, pero igual a alguien no se le había ocurrido y con esta idea le salen muchas más.

¿Os acordáis de los fideos con picadillo que puse hace unas cuantos post? Si no os acordáis haced clic aquí. Pues resulta que sobraron unos pocos. ¿Y qué hice al día siguiente para cenar? Pues una tortilla de fideos. Otras veces la he hecho de espaguetis o de macarrones. En Italia creo que la llaman frittata, aunque no solo a la de pasta, a las tortillas de un montón de ingredientes, entro los cuales están las sobras de pasta.  Aunque no estoy segura de que siempre sea así, creo que ellos echan los ingredientes después de echar el huevo en la sartén. Yo los mezclé antes con el huevo, como cuando hacemos la tortilla de patata.

Las tortillas son geniales para aprovechar sobras, dejad volar vuestra imaginación.

INGREDIENTES

200 g de fideos con chorizo
4 huevos
Queso rallado (opcional)
sal
aceite

Me va a llevar dos líneas explicaros la receta. Batimos los huevos y salamos. Añadimos las sobras de fideos y mezclamos bien. Si os apetece, también se puede echar un poco de queso rallado. Ponemos un poquito de aceite en la sartén y cuajamos la tortilla primero por un lado y luego por el otro a fuego medio. Listo.
Con estas proporciones de huevo-sobras yo creo que podéis jugar con otras cantidades. Es importante que tenga suficiente huevo, para que no quede muy seca. Sino añadimos otro y ya está.


Los niños os mirarán con cara de "estás como una cabra solo a ti se te ocurre hacer una tortilla de fideos". Al segundo estarán devorándola.




Ya sabéis antes de ir al cubo de la basura, haced una tortilla, dadle un poco al coco, o pasaros por aquí en busca de inspiración.