miércoles, 15 de junio de 2016

Fideos Marineros

Los fideos me encantan, no es la primera vez que pongo una receta con ellos. Me gusta mucho la pasta, igual que a los niños. No conozco a ningún niño que le haga ascos a un plato de pasta. Los fideos son fáciles de comer y muy rápidos de hacer. La pasta en general, nos permite apañar un plato en un periquete para esos días en los que te pilla el toro. El toro en este caso tiene forma de 3 niños muertos de hambre. Se que pude parecer exagerado lo de muertos de hambre, o lo de compararlos con que viene un toro. Pero cuando a los niños les da el hambre, ya podéis daros prisita porque por lo menos los míos parece que llevan sin comer días. Tú eres la única culpable, se mueren y tú también te quieres morir, pero de aguantarlos. Menudo drama, es el momento de mantener la calma y hacer fideos.

Este plato es una versión de uno que hacía mi madre de vez en cuando y me encantaba y me sigue encantando porque nos lo sigue haciendo. Su plato eran fideos con almejas y en el mío las almejas las he sustituido por pescado. En este caso merluza, pero cualquier otro pescado blanco os puede servir. Los niños también lo habían probado en casa de la abuela con almejas y se lo comieron fenomenal. Es verdad, que a alguno las almejas le pueden echar para atrás, pero para eso está mi versión con pescado para que nadie ponga pegas. 

Una cosa que sé que os va a llamar la atención es echarle patatas. ¿Pasta más patatas? Pues sí, confiad porque os va a gustar. O quizás no, pero primero hay que probarlo, como les digo yo a los niños. Siempre les hago la misma jugarreta, soy un poco bruja, lo reconozco. Ya se deben saber mi discurso de memoria -Pruébalo y si no te gusta ya vemos lo que hacemos- Si les gusta pues a seguir comiendo acompañado de un -¿ves, si ya sabía yo que te iba a gustar? 
Lo mejor viene cuando no les gusta, cuando ponen cara de "pero qué porras me has metido en la boca, ya sabía yo que no lo tenía que probar". Tú te mantienes a su lado con la mejor de tus sonrisas y le dices -¿a qué está rico?- y el niño solo acierta a mover la cabeza de lado a lado. Reconozco que yo he visto caras en mis niños en las que me he tenido que aguantar mucho la risa. El resto depende de vuestras dotes comerciales, después de un no, y si sois buenos vendedores puede venir algún bocado más, o quizás debamos dejarlo ahí y probar otro día. 

Pero todo esto que os cuento no os va a pasar con estos fideos, estos se los van a comer alegre y rápidamente. Y si no es así me llamáis y negocio yo con ellos.

INGREDIENTES
(4pax)

3 dientes de ajo
60g. de cebolla
160g de patatas peladas
300g de fideos 
250g de merluza
Vino blanco
Agua o caldo de pescado
azafrán
1 cucharada de perejil picado
Aceite de oliva
Sal

Pelamos y picamos los ajos y los sofreímos en aceite de oliva. Si los echamos con el aceite frío evitaremos que se nos quemen nada más toquen la olla. Antes de que tomen color, añadimos la cebolla picada fina.
Cuando la cebolla esté blanda, añadimos el pescado cortado en dados de 1cm. más o menos. Echamos el perejil. Damos unas vueltas e incorporamos los fideos, damos una vuelta más. Toca echar las patatas cortadas en cuadrados de más o menos 1´5cm. de lado. Echamos un chorro de vino blanco y agua hasta cubrirlos. Añadimos  sal, una hebras de azafrán y si el azafrán es molido pues un sobre. Si probáis podréis comprobar el punto de sal fácilmente. Dejamos cocer tapados a fuego medio hasta que estén secos. Si se agota el líquido y están duros habrá que añadir un poco más pero poco a poco para no pasarlos.

Ya sabéis que yo soy fan de la olla rápida, así que después de añadir el agua, cerré y cuando subió la dejé 5 minutos a fuego lento. 

En la lista de ingredientes os he puesto agua o caldo de pescado, si tenéis un caldo de pescado de haber cocido algunas espinas o cabeza es bienvenido, sino los podéis hacer con agua. Yo los hice con agua.

Con muy pocos ingredientes y poco tiempo tendréis la comida o la cena lista.




¡Espero que os guste y que les guste!