martes, 21 de febrero de 2017

Rocas de Chocolate y Cereales

Hace uno cuantos años que aprendí a hacer estas rocas de chocolate. Fue en un momento bastante dulce de mi vida y muy estresante a la vez, pero que recuerdo con mucho cariño. Son geniales para tomar con un cafetito después de comer, pero cada cuál seguro que les encuentra su momento ideal para hacerlas o para comérselas. Les encantan también a los peques, de hecho se lo pasan bomba haciéndolas, así que pueden actuar también como plan de entretenimiento infantil. Yo después de años haciéndolas os aseguro que son un éxito entre grandes y pequeños y os animo a endulzaros la vida con ellas.



Estas rocas solo llevan dos ingredientes, chocolate y cereales. A mí las que más e gustan son las de chocolate negro. Se pueden hacer también de chocolate con leche o de chocolate blanco. Una buena opción es hacerlas mixtas, y así todo el mundo encontrará las que más le guste.

No os llevará mucho tiempo hacerlas, no tienen tiempo de cocción, salvo el de derretir el chocolate y se enfrían en un periquete. Respecto a derretir el chocolate, hay gente que prefiere seguir haciéndolo tradicionalmente al baño maría; ponemos un bol con el chocolate encima de un cazo u olla en el que hay agua hirviendo y removemos hasta que el chocolate esté derretido. Yo últimamente siempre lo derrito en el microondas con la precaución de hacerlo poco a poco para que no se queme, ya que por este método si nos pasamos un poco de tiempo lo quemaremos y habrá que tirarlo.

Es una receta que siempre hago a ojo, porque es a ojo como ves si necesitas más o menos cereales. Pero la última vez que las he hecho he apuntado la relación chocolate - cereales para poder guiaros. Siempre las he hecho con el mismo tipo de cereales, copos de maíz. Pueden ser azucarados o no, a vuestro gusto queda. Yo he utilizado los azucarados.Y por supuesto podéis experimentar con otro tipo de cereales, aunque con estos quedan perfectas.

Mi último consejo es que no las hagáis muy grandes, con unos 3,5 cm. más o menos de diámetro es suficiente.

INGREDIENTES
(20 rocas)

180g. de chocolate
60g. de cereales (copos de maíz)

Fundimos el chocolate a intervalos de 30 segundos en el microondas. Cada vez que lo paremos daremos unas vueltas con una espátula o con una cuchara hasta que veamos que está fundido. Dependiendo del tipo de chocolate tarda más o menos en fundirse. El chocolate si es especial para fundir mejor, pero también podemos utilizar tabletas normales.
Una vez fundido el chocolate incorporamos los cereales al bol y removemos para que se embadurnen bien. La mezcla tiene que quedar sin demasiado líquido. Os dejo unas fotos para que veáis el aspecto.





 
Una vez tenemos la mezcla, vamos poniendo montoncitos con ayuda de dos cucharas sobre una bandeja con papel de horno. Metemos en el frigorífico hasta que se endurezcan y ya tenemos listas las rocas. Una vez que estén duras no necesitan frío, así que no hace falta mantenerlas en la nevera.



Siempre me quedo corta con la cantidad. Así que haced muchas que se las comerán todas.




¡Espero que os gusten y que les gusten!



lunes, 6 de febrero de 2017

Bacalao con Consomé de Setas

Lunes, un día que por mucho que me esmero no acaba de encajar conmigo, aunque con los años voy encontrándole un hueco y dándole un papel dentro de la semana. Hoy le doy el honor de recordar el plato que ocupó nuestra cena el último tastyfridays. Y lo llamo honor porque fue un plato redondo, lleno de matices y texturas con un resultado espectacular. Una receta inspirada en distintos estrellados y que bien merece su estrella particular, la que le doy yo.



Cocciones e ingredientes nos hicieron disfrutar de la noche, como hacía tiempo entre unas cosas y otras que no hacíamos. Por un lado el bacalao, un pescado que me encanta por su textura y que cocinado de determinada forma no hace más que ganar puntos. Y por otro lado las setas y champiñones que junto con el caldo de pollo y los matices de la soja y el azúcar, logran un consomé difícil de olvidar. Ya por último nosotros, con ganas de hablar, de soñar, de querernos y de disfrutar.

En esta receta hay parte de cocina al vacío a baja temperatura. Sous vide, se llama. Yo tengo una envasadora al vacío y un ronner casero, con el que se puede acceder al universo de la cocina a baja temperatura en casa, el Anova Culinary AQUÍ podéis ver como es.
Si no tenéis envasadora, AQUÍ he publicado un vídeo en el que podéis ver una técnica para hacerlo sin máquina. Después tendréis que controlar la temperatura del agua con un termómetro. Y por supuesto esta receta se puede hacer sin nada de esto, más adelante os explico como. Pero os animo a experimentar un poco con este tipo de cocción porque la textura que consigue con determinados alimentos es muy diferente y muy buena.


¡Vamos allá con este platazo tan tasty!

INGREDIENTES
(2pax)
300g. de lomos de bacalao desalado
65g. de azúcar mascavado (puede ser moreno o blanco si no encontráis)
80g. de cebolla
Aceite de oliva
125g. vino blanco
600g. de champiñones
250g. de caldo de pollo, yo he utilizado caldo de pollo ecológico Costa eco
1 rama de citronela
6g. de jengibre
4 ramitas de cilantro
80g. de claras
70g. de champiñones
Salsa de soja
Salsa de pescado

30g. de Hinojo
40g. de Espinacas frescas
1/2 nuez de mantequilla
55g. de setas shitake
55g. de setas shimeji
1 tomate pera
Hojas de cilantro
Sal rosa
1 lima

Preparación:

Picar cebolla fina y sofreír con el azúcar en un poco de aceite de oliva. Dejar a fuego lento durante 15'. Mientras tanto, limpiamos los champiñones y laminamos los 600g. Los salteamos en una sartén con un poco de aceite de oliva a fuego vivo y reservamos.  Pasados los 15', echar el vino blanco sobe la cebolla y mover con una espátula de madera rascando bien el fondo (desglasar). Después de unas cuantas vueltas, incorporar los champiñones y el caldo de pollo. El caldo lo podéis hacer o comprar, a mi me vino genial en este caso el de Costa Eco que venía en la Disfrutabox de este mes. Dejamos cocer durante 20' en olla rápida a partir de que coja presión. Si no tenéis olla rápida dejadlo una media hora- 45' tapado a fuego lento.





Mientras cuece el caldo, trituramos con una batidora la citronela, el jengibre, los 70g. de champiñones, las ramas de cilantro y las claras.

Una vez cocido el caldo, colamos reservando los champiñones con la cebolla para comerlos en otra ocasión (Os quedarán unos champiñones con un toque dulce por el azúcar, que podéis utilizar otro día con unas verduras salteadas, o para añadir a una pasta, arroz o en cualquier plato que se os ocurra) Añadimos la mezcla anterior de las claras. Volvemos a cerrar la olla rápida y cuando coja presión la dejamos 10' a fuego lento. Si no tenéis olla rápida pues lo dejáis tapado 20' a fuego lento.

Mientras tanto picamos el hinojo en juliana y lo salteamos junto a las espinacas en mantequilla, añadiéndole sal. Reservamos.

Envasamos los lomos de bacalao al vacío y los cocinamos a 55º durante 15'. Si no tenéis muchos medios para la cocina al vacío, poned los lomos de bacalao a confitar en abundante aceite de oliva a fuego lento ( que no hierva), hasta que estén en su punto (en cuanto se separe en lascas).


Pelamos el tomate, le quitamos las pepitas y lo cortamos en dados pequeños. Reservamos.

Abrimos el caldo, y oh! pensaréis que un monstruo se ha apoderado de vuestro caldo, pero no. Es la mezcla con clara que además de darle aroma ha coagulado clarificando el caldo. Lo pasamos por un colador de tela o por uno de malla fina, apretando bien y quedándonos con el caldo. Lo sazonamos con una cucharada salsa de soja y una cucharada de salsa de pescado. Cuidado con los condimentos, tienen que salar pero no tapar el resto del sabor. Así que echadlos poco a poco. Y si el caldo no está lo suficientemente salado podéis un poquito más. Si no encontráis salsa de pescado utilizad solo soja.


Ponemos el caldo al fuego y cuando empiece a hervir le añadimos las shitake, las shimeji y los dados de tomate. Cocemos a fuego lento durante 5' y a tenemos todo listo.


Para servir, ponemos un montoncito del salteado de espinacas e hinojo (quizás le tendréis que dar un último calentón). Colocamos encima el lomo de bacalao que espolvoreamos con sal rosa y ralladura de lima. Añadimos alrededor el consomé de setas con las setas y el tomate y adornamos con unas cuantas hojas de cilantro.


¡Espero que os guste y que disfrutéis de los viernes o del día que os apetezca!

Os dejo el enlace de Disfrutabox para que podáis disfrutar de este caldo de pollo Costa Eco y de otros muchos productos de comida y belleza: