viernes, 28 de julio de 2017

Tartar de Tomate con Caballa y Picatostes

Los tomates nos ayudan en verano a preparar platos rápidos, frescos y fáciles. Las múltiples combinaciones que podemos hacer con ellos nos dan un amplio abanico de opciones para ir cambiando y probando cosas nuevas. Una combinación estrella que se ha quedado en restaurantes y en las casas tanto en invierno como en verano es el tomate con ventresca y en ese tomate con ventresca que tanto se pasea por nuestras cocinas me inspiré yo para hacer este tartar cuando vi la lata de caballa a la parrilla  de Isabel que traía la Disfrutabox de este mes. Entre el montón de cosas que traía también había una bolsa de picatostes Esgir que le dio un toque crujiente y especial.

Ahora que ya sabía con que tres ingredientes principales quería componer el plato solo me faltaba seguir revisando un poco los sabores darle un poco de alegría y personalidad. En las aceitunas negras y la cebolleta encontré la forma de darle otros sabores que acompañaran al tomate; y en la lima, la albahaca y el yogur encontré los compañeros perfectos para aliñarla de manera diferente. 

Con todo esto de contaros mi inspiración ya os habréis hecho una idea de lo fácil que va a ser la receta, solo falta cortar, mezclar y ordenar para conseguir un plato muy pintón que estoy segura de que os va a encantar. 

INGREDIENTES

1 Tomate (150g)
30g. de cebolla tierna
6 pepinillos en vinagre
7 aceitunas negras sin hueso
1 lata de Caballa al grill
1 bolsa de picatostes
1 lima
Aceite de oliva
20g. de albahaca fresca
1 yogur griego

Picamos el tomate en daditos pequeños de 1 x 1 cm. Hacemos lo mismo con la cebolla, los pepinillos y las aceitunas negras. Mezclamos los ingredientes picados y salpimentamos. Echamos también un chorrito de aceite de oliva. Rallamos la piel de la lima y la reservamos. Añadimos el jugo de media lima a la mezcla anterior.

Para hacer la salsa mezclamos el yogur griego con la albahaca picada, echamos un poquito de sal y el jugo de la otra media lima.

Solo queda montar el plato. Ponemos una base del tartar de tomate, repartimos algún picatoste por encima. Añadimos los filetes de caballa al grill y echamos más picatostes. Espolvoreamos la ralladura de lima por encima y servimos acompañado de la salsa de yogur y albahaca.

Ya tenemos un plato muy fresquito y muy rico para estos calores. Esta vez había más público para probarlo y le dieron el visto bueno los papis, los peques, los abuelos y hasta la bisabuela, no os digo más. Eso sí, tocamos a un bocadito cada uno, para la próxima doblo las cantidades.



¡Espero que os guste y que les guste!

miércoles, 5 de julio de 2017

Restaurantes: Canalla Bistró

Días sin niños significa "voy a aprovechar y a ir a todos esos sitios que tengo pendientes, les tengo ganas, o descubro estos días buscando cosas nuevas".  En esas cosas pendientes no solo hay restaurantes, hay tardes de compras, noches de cine, obras de teatro y alguna cosa que otra más. Un maratón de disfrute y relax que sienta muy bien alguna que otra vez al año.

Sabía que Ricard Camarena aterrizaba en Madrid, concretamente en Platea y con su versión de cocina desenfadada que regenta también en Valencia, Canalla Bistró. Una propuesta que creo encaja genial en Platea, un sitio con mucha diversidad de público, donde todo el mundo encuentra espacio para disfrutar un buen rato. La propuesta de Canalla Bistró con una cocina divertida, mestiza, de esta parte del mundo y de la contraria a la vez, se alía a la perfección con la vena cosmopolita que caracteriza a Platea.


Canalla Bistró abrió sus puertas hace un mes más o menos, ellos son conscientes de que están en pleno rodaje pero es algo que superan con muchas ganas, intentando en todo momento dar un buen servicio y que todo fluya sin cabos sueltos. 

Los platos que comimos fueron puro sabor, bocados que no te dejan indiferente, sabores atrevidos y bien mezclados que entran en tu boca como una apisonadora y que disfrutas hasta que llega el siguiente abriéndose paso y pidiendo su sitio. Tú solo tienes que dejarte llevar.

Os cuento lo que comimos aunque no me guste entrar mucho en detalle para no chafar experiencias a los siguientes.  Empezamos con una ostra con horchata de galanga y alguna que otra cosa más, que llega en un plato en forma de ostra gigante como se merece, como una reina. Un bocado único.


Nos subimos de nuevo en el avión hacia Asia y fuimos a por el  Niguiri-Sandwich de Pato Pekín,  una vez terminado volvimos a la España más cañí a por nuestra croqueta de Pollo a l'ast. Festival de sabores. 


Todos estos bocados, aunque sean individuales podéis compartirlos y así tener la oportunidad de probar más cositas, bueno menos la ostra que te la tienes-debes comer tú solito.

El Tiradito de Presa Ibérica volvió a llenarnos la boca de alegría y si no teníamos suficiente fuimos a por un pad-thai Tikka Masala. India y Tailandia de la mano, potencia asegurada.



Con un poquito de hueco para algún bocado de postre decidimos compartir el Brioche con helado de leche merengada, que en la carta no se llama así pero imposible recordar como. Postre a la altura de toda la comida perfecto para cerrar este viaje.



 Sólo me queda una cosa por decir: ¡Tenéis que ir!



Canalla Bistró
Platea Calle de Goya, 5-7, 28001 MadridReservas: http://plateamadrid.com/canallabistro/#reservas
T: 91 577 00 25





sin olvidarse la buena ejecución y un trato impecable cierra perfectamente ese espacio circular de mezclas, sabores intensos, diferentes