jueves, 31 de agosto de 2017

Bizcocho de Fresa con Gas

En esta casa si te descuidas un poco te quedas sin ingredientes para hacer los platos. La historia empieza así:


Ding dong, llega el mensajero con la caja Disfrutabox de este mes. En cuanto cierro la puerta se me plantan detrás los tres personajes esperando a que la abra. Después de 500 ábrela ya, mamá; la abro y empiezan a repartirse el contenido.Yo quiero este batido de vainilla, no ese lo quiero yo, es que a mi este no me gusta, no trae esos panecillos tan ricos? y esto qué es? esto para ti mami(qué detalle). Cuando ya se han repartido todo, lo vuelvo a guardar porque quiero hacer una foto. Saben que en esta casa las fotos de platos, ingredientes, productos y demás son sagradas; también saben que una vez hecha la foto ancha es Castilla, así que no hay protestas.



Una vez hecha la foto, guardo los productos mientras pienso una recetita para hacer. Es en esos días en los que voy pensando platos y quedándome sin productos. Uno tras otro, incluida yo vamos comiéndonos esto por aquí, bebiéndonos esto por allá y cuando llega la hora de la verdad, la de ponerme a cocinar, qué me encuentro? Un batido de fresa y una botella de agua mineral con gas. De lo demás ya hemos dado entre todos buena cuenta.
Con estos dos ingredientes y una merienda a la vista, nada mejor que un bizcocho con un toque de sabor a fresa y muy esponjoso gracias a las burbujas del agua con gas.





INGREDIENTES
3 huevos
150g de azúcar
50g de aceite de oliva
250g de harina
8g de levadura
200 de agua mineral con gas
188ml. de batido de fresa


Batimos los huevos con el azúcar, añadimos la harina con la levadura, el aceite y el batido de fresa.
Llega el turno del agua con gas. Para echar el agua con gas tenéis que dejar de batir, la añadimos poco a poco y removemos despacio para que se mezcle bien con el resto de ingredientes y no se salga del bol a consecuencia de las burbujas.

Engrasamos un molde y horneamos a 180º durante 30-40 minutos, depende un poco del horno.
Lo podemos adornar con un poco de azúcar glass o unos fideos de chocolate.





¡Espero que os guste y que les guste!




miércoles, 23 de agosto de 2017

Calamares en su Tinta

En este punto del verano, creo que a todos se nos van acabando las ideas para variar un poco el Sota, Caballo, Rey de todos los días. Es verdad que las vacaciones nos dan un respiro entre chiringuitos, bocatas en la playa y restaurantes.  Es una semana o quince días en los que el encefalograma plano se exporta también a las comidas, eso si tenemos la suerte de podernos ir de vacaciones.

Pero, ¿ y el resto del verano? Bendito comedor escolar, eso lo digo ahora que estoy hasta el coco de pensar comidas y cenas. Pero el menú escolar lleva mucho tiempo siendo un quebradero de cabeza para mi. Hace un tiempo y después de alguna que otra o muchas discrepancias con ese menú tengo la suerte de poder colaborar con el cole e intentar cambiar algunas cosas. Es un camino largo, lleno de obstáculos, lleno de trabas anticuadas pero en el que más vale estar que tirar la toalla. Esto daría para un post entero, así que aquí lo dejo y podemos retomarlo en otro momento.

Volviendo a nuestros menús veraniegos, con los peques en casa durante dos meses y algunos días; con la cabeza inundada de calor, sin encontrar el momento de ir a hacer la compra la cosa se complica. Porque hace tiempo que me niego a ir con ellos. A los dependientes les hace mucha gracia, pero tienes 3? Sí aquí traigo la prueba de que los carros hasta arriba que no duran una semana no me los como yo solita. Qué monos, hoy traes ayuda, ¿no te quejarás?. ¡Cómo me voy a quejar, si me ayudan más que nadie a practicar el autocontrol! Si hace medio minuto hubiese pegado un grito que se hubiese escuchado a 5 km. a la redonda, y no lo he pegado; si casi meto a uno en una de las neveras para que se le enfriaran los humos y no lo he hecho...vamos el cuento que muchos de vosotros conocéis, porque no creo que esto os suene a chino.

Y después de todos estos obstáculos os diré que ahí estamos, que siempre encontramos soluciones, que vamos a la compra con ellos si hace falta,  que somos los reyes de las mezclas y de la imaginación y que nuestros niños acaban comiendo y cenando más o menos bien que es nuestro objetivo. Solo hay que darle un poco al coco, recordar lo que comíamos nosotros en nuestras casas, buscar ideas y probar. ¡Somos la pera! (sí, esa que nunca se quieren comer)

Hace mucho tiempo que no hacía calamares en su tinta, así que el momento perfecto para recuperarlo era este de agotamiento de ideas. Les encantan los calamares, les encanta el arroz, pero ver ese color negro en el plato llevó a unas muecas y comentarios un poco salvajes que no hace falta reproducir, ya sabéis como fue. También sabéis que a cabezota no me gana nadie, y una vez que probaron el primer bocado y se cercioraron de que los calamares no los iban a atacar, todo fue "casi" como la seda.


INGREDIENTES
(4pax)
1kg. de calamares
2 dientes de ajo
100g de cebolla
Sal y pimienta
100g. de vino blanco
150g. de tomate triturado
Aceite de oliva
2 bolsas de tinta

Picamos los dientes de ajos menudos y los sofreímos en aceite de oliva sin dejar que se doren. Añadimos la cebolla picada muy fina y dejamos que se ablande. Echamos los calamares que hemos limpiado previamente (AQUÍ tenéis un enlace de como limpiar los calamares) y cortado en anillas. Rehogamos e incorporamos el tomate. Diluimos la tinta en el vino blanco y  subiendo el fuego lo incorporamos también. Tapamos y dejamos que se hagan a fuego medio-lento hasta que están tiernos, unos 40 minutos, quizás un poco más dependiendo del grosor de los calamares.

Los calamares en su tinta se pueden acompañar de muchas cosas pero el acompañamiento estrella es el arroz blanco.




¡Espero que os guste y que les guste!



lunes, 7 de agosto de 2017

Tastyfridays: Tacos del Mar

Hoy os traigo un plato para los que no quieren estar mucho tiempo en la cocina pero no por eso renunciar a disfrutar de una receta riquísima. Un plato para compartir entre dos o entre seis. Nosotros en este caso lo hicimos entre dos, aunque los peques crecen y nuestros tastyfridays cada vez son menos privados. Mi niña mayor, ya va acostándose más tarde los viernes y aunque haya cenado le encanta quedarse por ahí a ver que se está cociendo y darle un bocado. Mientras preparas, entra y pregunta qué estás haciendo, se va y cuando escucha que nos vamos a disponer a zampar allí que aparece a dar el visto bueno. Toma su bocado, da su opinión y se va a dormir. A mi me encanta que tenga esa curiosidad y que su paladar se enriquezca con platos un poco diferentes a los que puedan ser del día a día.
Vuelvo a la receta, que no había publicado hasta ahora pero que nos comimos hace tiempo, cuando decidí presentarme al concurso de recetas de Conservas Serrats. En ese momento me empapé bien de todos sus fantásticos productos, y comencé a darle al coco para ver de qué manera podía cocinarlos. Cuando tienes un producto tan bueno tienes que buscar una forma de darle protagonismo y creo que los sabores que elegí para acompañarlos no hicieron más que ensalzar estas maravillosas conservas.




A nosotros nos encantó el resultado y a la juez que no se acuesta hasta que prueba también, así que al día siguiente la presenté al concurso de Conservas Serrats. Hoy no puedo estar más contenta porque la receta ha sido elegida GANADORA de los meses mayo-junio. Estoy feliz y aquí os dejo la elaboración de estos tacos del mar que os harán ganar fans en vuestra cocina. Y aunque es un jurado el que elige la receta, las estrellitas que marcasteis alguno de vosotros y vuestros buenos deseos seguro que ayudaron, GRACIAS!!!

INGREDIENTES

2 latas de cogote de Bonito Serrats
2 latas de Mejillones grandes en escabeche Serrats
6 tortillas maíz  para tacos (11cm. diámetro)
brotes de ajo
1 jalapeño
1 bolsa de canónigos
12 Tomates cherries de distintos colores
Salsa tacos:
5 cucharadas de mayonesa
5 cucharadas de postre de escabeche
1 cucharada de postre de Kimchee

Lo primero que haremos será la salsa mezclando en un cuenco la mayonesa, el escabeche y el kimchee. Probamos y podemos rectificar de cada ingrediente a nuestro gusto pero darle caña, no lo dejéis en una mayonesa y ya. El kimchee, lo encontramos en tiendas asiáticas. Si no lo encontramos podemos simplemente hacer la salsa con la mayonesa y el escabeche. 
Calentamos las tortillas en una sartén. Pueden ser también de trigo. Las disponemos sobre un paño (qué las mantendrá templadas) y vamos poniendo unos pocos de canónigos y los filetes de cogote encima. Añadimos dos mejillones por taco y unas mitades de tomates cherrie. Terminamos con unos brotes de ajo y unas rodajas de jalapeño. Servimos salsa al gusto por encima.








Otra forma de hacer los tacos es que cada uno se elabore el suyo propio, calentamos las tortillas y las envolvemos en un paño para que no se enfríen. Disponemos cada uno de los ingredientes en boles y cada comensal se va elaborando su propio taco.

Ahora solo queda disfrutar de un plato sencillo y riquísimo.



¡Espero que os guste!